Creamos nuestra realidad, seamos conscientes o no.

Últimamente me encuentro teniendo este pensamiento a lo largo del día, me encuentro gente que lo dice, que también lo cree así.

Algunos pueden pensar que no es así, que no es posible, que su vida está condicionada a sus circunstancias y no se pueden cambiar o que para sobrevivir hay que adaptarse al entorno. Y sin embargo, en estos casos esa es la ‘realidad’ que se crearon.

Para entenderlo, hay que comprender a que me refiero con ‘realidad’.  Esta la podría definir como el conjunto de situaciones, de vivencias y experiencias de una personas y además vistas desde su única perspectiva personal, o sea bajo el prisma de sus creencias y valores, tanto conscientes como inconscientes.

Voy a poner un ejemplo: imaginemos a una persona que piensa que ‘todo le sale mal’. En su vida le pasan cosas como perder el autobús cuando tiene prisa, caerse y romperse una rodilla o que cuando está a fin de mes se le avería el coche y en medio de una autopista, etc. Por supuesto que, si le pasan esas cosas, puede pensar que ‘todo le sale mal’.

Ahora bien, resulta que atraemos lo que pensamos y además cuando lo atraemos nos decimos (consciente o inconscientemente): ves! si tengo razón en lo que pienso!

Pero en realidad todo lo creamos: lo atrajimos para sostener nuestra creencia.

Entonces, aquí podemos ya ver como creamos nuestra realidad. Si asumimos esto, si empezamos a sentir esta verdad en nosotros empezaremos a tomar fuerza y poder sobre nuestra vida.

Podemos empezar a ver si nos gusta la vida que llevamos, como la vivimos, y si un área no nos gusta podremos cambiarla empezando a cambiar nuestras creencias para así atraer algo diferente a nuestra vida.

Nos empezamos así a convertir en hacedores y creamos nuestra realidad conscientemente y podremos ir creándola a nuestro gusto.

Aquí es importante recordar que una creencia no se borra, no se elimina, una creencia siempre tiene que ser sustituida por otra, como en una cinta de cassette: grabaremos encima una nueva información.

Llevo varios años viviendo conscientemente creando la realidad que quiero vivir y puedo decir que desde que empecé a hacerlo al día de hoy, mi vida no se parece en nada ni mi forma de vivir. Y esto es algo construido día a día conscientemente, porqué un día decidí que quería crear una vida con la que me sintiese bien en cada momento.

Si aún no has empezado ese camino, te animo a hacerlo: piensa que con cada paso siempre vas a ir a mejor.