El chakra de la Raíz está relacionado con tratar de vivir una vida llena de vitalidad y procurar que esta sea lo más llevadera posible.

Comprende todas las cualidades necesarias para llevar una existencia ordenada, además de constante y estable. Está orientado a un hecho tan sencillo como el de sobrevivir. Está enfocado a aportarnos amparo y sustento, como todas aquellas cosas que permiten que nuestra vida siga adelante.

Este chakra se desarrolla mediante niveles de seguridad que nos mantienen alejados del caos y de la desgracia y, en última instancia, también está asociado a la paciencia y a la capacidad de ver nuestros sueños convertidos en realidad.

Símbolo de chakra de la Raíz

Cualidades y atributos

La función principal del chakra de la Raíz es la de construir un soporte y un sustento para nuestra vida. Si nuestras estructuras no son lo suficientemente estables como para soportarnos, nos sentiremos inseguros con respecto a nuestro derecho a realizar aquello que deseamos. Desarrollar una cierta estabilidad mientras tratamos de estructurar nuestra vida nos ayuda a manejar cualquier cambio.

La seguridad es un aspecto del chakra de la Raíz que nos permite concentrarnos en nuestros propósitos y establecer una base. Cuando no nos sentimos seguros, tendemos a perder energía sintiendo miedo con relación a nuestra existencia, sin saber hacia dónde encaminarnos.

El hecho de desarrollar un sentimiento profundo de seguridad interior ayuda a que el chakra de la Raíz sea funcional en épocas de incertidumbre.

El chakra de la Raíz aporta todas las cualidades necesarias para sobrevivir procedentes de nuestros ancestros. Si nuestros antepasados fueron capaces de luchar para llevar una determinada forma de vida o para poder aspirar a vivir una vida mejor, su valor y tenacidad forman parte de nuestra herencia genética.

Al igual que el origen de determinadas enfermedades ha sido transmitido a través de líneas familiares, sucede también con las cualidades espirituales. Cuando debemos superar ciertas situaciones difíciles, podemos hacer uso de las cualidades que hemos heredado de nuestros antepasados para hacerles frente.

Podemos explotar cualidades como el valor, la astucia, la cautela y un obstinado deseo implacable por vivir. Todo ello está comprendido en nuestro chakra de la Raíz.

El chakra de la Raíz controla la reacción fight-or- flight (luchar o huir) que pone en funcionamiento la corteza suprarrenal. Esta función estimula el flujo de adrenalina cuando estamos a la defensiva, haciendo aflorar nuestros instintos de supervivencia.

El chakra de la Raíz se ancla a la tierra cuando nosotros somos pacientes, ingeniosos y nos mostramos esperanzados con respecto a nuestras vidas.

Adoptar un comportamiento abierto y positivo frente a las posibilidades que se nos ofrecen, fortalece al chakra de la Raíz y nos otorga estabilidad y fuerza interior. Fundamentar nuestro espíritu en la realidad es la cualidad quintaesencial de este chakra.

(“El libro de los chakras” de Ambika Wauters)